14 septiembre 2011

Rumbo a Cibeles.

Quince días después, recibí la noticia vía email, no lo podía creer... Un señor de esos importantes, con traje, chaqueta, camisa y corbata, había decidido ser mi genio y concederme el mayor de mis deseos. 
Cada año, me sentaba frente al televisor a ver toda aquella gente desfilar, lucir esos espléndidos complementos y maravillosas prendas. Auténticas joyas del glamour iban y venían, despampanantes ante cualquier foco y cámara. Esta vez, con tan solo diecinueve años iba asistir en primera persona. Allí, con todas aquellas personas que en su día veía sentada en el sofá del comedor, con pijama y manta. Era allí donde iban a estar mis complementos lowcost de Zara entre accesorios de lujo Balenciaga, Manolo Blanhik, Chanel....
En ese momento mi cuerpo no podía desbordar más felicidad y satisfacción, recordé a toda aquella gente que no confió en mi, que no daba ni un peso por mi futuro, de aquellos que gozaban al decir a viva voz que no llegaría a nada. Sonreí, ¡Si! Esa fue mi reacción, sonreír ante todos ellos, debo decir que me encantó esa reacción. Una pequeña sonrisa desafiante sin maldad pero sin inocencia alguna, simplemente una de victoria. 
Dejando de lado aquellos innombrables surgió un nuevo dilema, ese que a toda mujer en mi situación y en cualquier otra le surgiría. Dilema y crisis, ¿que me pongo? 
Mientras tanto tengo solo dos días para decidir que ponerme y que rumbo tomar a mi nueva experiencia "Cibeles Fashion Week Primavera/Verano 2012".




2 comentarios:

  1. Hola muy buenas.
    Lo primero gracias por visitar mi blog.
    Seguidora tuya ya.
    Un besazo enorme.
    http://mary1975.blogs.ellee.es/

    ResponderEliminar