05 marzo 2012

Entregada a los brazos del sueño



Lanzó la moneda al acertar la respuesta, pude ver como rotaba en el aire y caía lentamente sobre mis manos, era como una escena de película a cámara lenta. A pesar de ser un céntimo era mi primera calderilla como periodista y  consciente de que con aquello no podía ir muy lejos, ni siquiera comprar un caramelo, me fue suficiente para comprar expectativas y  actitud.
Poco después recibí una llamada inesperada e inaudita, querían conocerme de un prestigioso departamento de comunicación. Aunque me esperaban al día siguiente sabía que no era cuestión de suerte aquella citación, -ese tipo de suerte no existe, no en mi mundo-. 
Volví a mirar la moneda y fruto del miedo surgió el negro pensamiento: “Diecinueve años, solo será una breve charla y finalizará con un:  Ya te llamaremos”. Por otro lado recordé todas las veces que me repitieron que no podía, que no era posible que pasará y de eso brotó el positivismo en mí con un: “y si… y si… y si…” Ante el céntimo sonreí de una forma sagaz, lo guardé y volví a entregarme a los brazos del sueño.








Se acerca la primavera y con ella empiezan a surgir los primeros eventos y fiestas al aire libre, llenos de color y frescura. En la calle ya empezamos a ver los síntomas de su necesidad: el buen tiempo, los paseos al lado del mar, dejar atrás el frío y saludar al sol sin hacer muchos recibimientos al calor. 
"Cambia el chic" estará esta temporada en las fiestas más chic de la temporada y des de aquí os contaremos las tendencias de la calle, aquello que verdaderamente vende, eso a lo que podemos optar.




















































































1 comentario: