11 abril 2012

Dejé de ser inteligente




Cuando el corazón habla no se puede permitir dejar opinar a la razón, es por eso que me harté de los grandes amores y elegí los grandes amantes. Porque después del último latido, después de todo, los ordenadores se rompen, la gente muere y las relaciones se terminan. Lo mejor que podemos hacer cuando llega el último latido es respirar y reiniciar.

Es posible que al reiniciar no recuerdes su cara, su voz, aquella mirada penetrante, lo físico pero cuando solo recuerdas el sentimiento que te provocó es que verdaderamente te enamoraste. Llegado a ese punto tu razón permitirá que el corazón diga lo que piensa y entonces formando parte del romanticismo dejarás de ser inteligente.












































1 comentario:

  1. hola guapisima! le estoy echando un ojo a tu blog y la verdad que me esta gustando mucho, te sigo desde ya! espero volver a verte por mi blog! un besazo linda muaks

    ResponderEliminar