30 junio 2012

La brújula del estilo, el reloj

Un acontecimiento de Marketing encabezado por una mujer cambió los esquemas de la moda entre sexos. Hablamos de Mercedes Gleitze, a la que solo le bastó cruzar a nado el canal de la Mancha con un Rolex, para convertirse en leyenda.

Ese fue el inicio del reloj como complemento en la vida de la mujer, que a día de hoy es el director y la batuta, tanto de su estilo como de sus rutinas. Una pieza que hasta 1927 solo se relacionaba con los hombres, y como todo ha logrado cruzar la frontera y ser la brújula de la mujer trabajadora. Sin darnos cuenta, el mundo de la moda y en este caso, el reloj han sido un aliciente. Una excusa más para avanzar en los terrenos de la igualdad y derribar clichés en el mundo de la moda.

Palabra des del corazón de una incondicional del reloj: hoy cuelgo el mío. Cuelgo mi horario, para iniciar mis vacaciones. Ha sido una semana dura, tanto en lo profesional como en lo personal. Adoro mi ciudad, en ella encuentro muchos rincones en los que puedo refugiarme cuando las cosas se vuelven algo tensas. Esta vez, el cobijo se ha quedado pequeño. Por eso, después de acudir a un evento más de moda me escapo a la isla Pitiusa, donde espero encontrar paz y poder colgar mi reloj por unos días. 








En 1927 Mercedes Gleitze cruzó el canal de la Mancha con un reloj Rolex 
para promocionarlo. Desde ese momento, el complemento masculino 
se incorporó a la vida de la mujer.
























































































































































































1 comentario:

  1. Todo un lujazo!! y con unos modelos preciosos!!!
    besetes preciosa!
    self-dressed.blogspot.com

    ResponderEliminar